Yulè Natural Care: el fruto de la experiencia vital

Mujer de centro estetico sonriendo en frente de productos karicia

19 abril 2021

El bienestar interior y la belleza exterior como filosofía de vida

Si algo destila Carmen González, propietaria de Yulè Natural Care en Avilés (Asturias), es experiencia. Su vinculación con la estética y el cuidado personal se remonta a hace más de 30 años. No obstante, Carmen es también el ejemplo de que el ser humano nunca deja de aprender: su actual centro de belleza nació después de varias experiencias y enfermedades propias y cercanas. Algo que la llevó a tomar conciencia del cuidado de belleza que surge de la unión entre el exterior y la armonía interior. En definitiva, de empezar a ser consciente de que la belleza exterior nace del bienestar interior.

Cuando Carmen González habla de belleza sabe de lo que habla: su primer salón lo inauguró, nada más y nada menos, que en 1989. Por esta y muchas otras razones, en el centro Yulè Natural Care la experiencia en el cuidado de la belleza rezuma por los 4 costados. Algo que no le ha impedido experimentar, buscar, aprender y documentarse sobre otros tipos de belleza: la que cuida nuestro exterior a través del interior. Un cambio de paradigma bajo en el que, en 2014, nació su centro actual: Yulè Natural Care. “Cuando nació Yulè Natural Care quise dar un nuevo aire a la filosofía del centro, trabajando de una forma más integral, es decir, la belleza enfocada en el bienestar y la salud”, explica Carmen.

Entendiendo la belleza exterior y el bienestar interior como un todo 

Tras varias experiencias determinantes, para Carmen había llegado el momento de entender la piel y su cuidado como un todo, bienestar interior y belleza exterior. “Había llegado el momento de plasmar mi experiencia y formación para sacar mi vena de pequeña alquimista con la Aromaterapia, una de mis grandes pasiones. Por ese motivo, ya no eran válidos todos los productos ni todos los conceptos del cuidado de la piel desde la perspectiva tradicional”, argumenta Carmen.

Quizá sin ser todavía consciente, Carmen no solo estaba cambiando su perspectiva del cuidado de la imagen, sino también su perspectiva vital. En ese momento, comprendió que el cuidado de la belleza debe adaptarse personalmente a cada persona, según sus hábitos de vida, emociones, sentimientos y experiencias. Así empezaba a nacer la primera piedra de Yulè Natural Care. “Cada uno vive de una forma diferente las emociones y los sentimientos, que en ocasiones no podemos o no sabemos gestionar. Es, precisamente en ese momento, cuando aparecen esas alteraciones o manifestaciones en la piel”, explica Carmen. Alteraciones individuales que merecen un cuidado individual.

Yulè Natural Care
El Centro Karicia Yulè Natural Care

El rumbo hacia la cosmética natural 

Empezar a entender la belleza también desde los niveles mental y emocional, no solo el físico, impulsó a Carmen González a buscar una cosmética más natural, sostenible y respetuosa. Así fue también como Carmen encontró a Karicia. La misma Carmen nos lo explica: “Karicia me aporta seguridad y tranquilidad, tanto trabajando en cabina como en el momento de asesorar a mis clientes en su tratamiento en domicilio. Sus productos están formulados con materias primas ecológicas y biodegradables, con fitoactivos de alta concentración; sus perfumes son naturales al máximo, tienen el aroma de los aceites esenciales, uno de mis pilares importantes en cualquier tratamiento, ya que nos ayudan a trabajar la parte física y mental, pero también emocional. Por supuesto son productos sin parabenos, ni derivados de petróleo ni siliconas, ni ensayos con animales“.

Karicia también aporta a Carmen la oportunidad de ser consciente de su intuición en cada tratamiento y mezclar los productos para personalizarlos. Karicia es pues, el pequeño laboratorio de la Carmen más alquimista: adaptando y personalizando en todo momento a las necesidades y circunstancias de cada cliente, teniendo muy claro de que no hay ni dos personas, ni dos pieles iguales. Partiendo de esta premisa, cada tratamiento en Yulè Natural Care es totalmente único y, como añade Carmen, “realizado con mucho amor, cariño, esmero, profesionalidad y la mejor sonrisa”.

Los tratamientos de las emociones y la belleza

El protagonista de todos los tratamientos que se ofrecen en Yulè Natural Care no es otro que el cliente. Cada tratamiento empieza con un asesoramiento personalizado, basado en la escucha emocional y la comprensión. Sigue con el apoyo de los productos Karicia como los Fitoactivos, las Arcillas y los Aceites esenciales. A ello, se le une una gran variedad de técnicas como la cromopuntura, la reflexología holística, la Maderoterapia, el bambú, las pindas o la técnica metaformórfica. Todo ello con el objetivo de ofrecer un cuidado de belleza en equilibrio con el interior emocional.

¿Lo mejor del proceso? De nuevo: el cliente. No hay mayor satisfacción para Carmen y su equipo que la de sus clientes. “Lo más importante es cuando comprenden que, gracias a todo el proceso, descubrimos dónde está el foco de las preocupaciones y/o malestares y juntos ponemos solución a sus necesidades, consiguiendo esa paz interior que se manifiesta en el bienestar exterior”, explica Carmen.

Sin duda, Yulè Natural Care es un apuesta firme por la belleza consciente y personalizada. Aquí cada cliente es único, cada persona tiene nombre y apellido. A través de las manos de Carmen y la sinergia con Karicia, abre su interior para revelar un bienestar que se nota en el exterior.

Carmen González te invita a su centro Karicia Yulè Natural Care, en Avilés (Asturias)