¿Te animas a aprovechar el verano para trabajar en tu bienestar?

Desconectar en el verano no es tirarte en la tumbona y dejarte llevar…

Llevar una vida sana te hace disfrutar más, (sea cual sea el entorno) y es la mejor manera de cuidar tu cuerpo y encontrarte bien.

¿Cómo sino podrás vivir las miles de aventuras que te esperan?

Hay hábitos que puedes incorporar este verano, siempre paso a paso, centrándote en tus pequeños progresos y logros.

  • Moverte durante el día, hacer ejercicios dentro y fuera del agua, en la piscina o en la playa. También juega con tus niños y verás cómo sumas movimiento.
     
  • Organizar actividades dinámicas con la familia y los amigos.
     
  • Mantener unos horarios de sueño regulares, aunque te acuestes más tarde que durante el resto del año.
     
  • Desconectar de las pantallas 30 minutos antes de ir a dormir (ni TV, ni móvil, ni ordenador, ni tablet, la luz azul que emiten interfieren con la calidad del sueño).
     
  • Optar por las alternativas que te hidraten de verdad cuando salgas a tomar algo: agua con limón, agua con gas, infusiones o tés con hielo.
     
  • Incorporar más verduras y hortalizas en todas las comidas, incluido el desayuno (recuerda que las verduras y hortalizas deben suponer al menos el 50% de lo que comes).
     
  • Usar la fruta fresca como snack (tienes frutas de temporada deliciosas que no tienen nada que envidiar a los helados).
Compartir