¿Cómo nos afecta la primavera?

La primavera aparece como un despertar del letargo del que venimos en estaciones anteriores. Dejamos atrás el frío del inverno para entrar en una estación repleta de cambios, con mucha más luz, y por tanto, una mayor actividad al aire libre.

A pesar que este aumento de horas de sol nos lleva a estar más contentos o alegres, nuestro cuerpo experimente ciertos cambios durante la primavera, que nos afecten algunos de nosotros:

  • ¿Os suena la temida astenia primaveral? que puede provocar cansancio, tristeza y falta de energía en las personas que se ven afectadas.
  • O la propensión a estados emocionales cómo la ansiedad o el estrés.
  • Y la frase, "la primavera la sangre altera", ¿os suena? Las hormonas que segregamos en primavera debida en gran parte por el cambio meteorológico, provocan un incremente del apetito sexual.

 

¿Nuestra piel se resiente?

Evidentemente, este estado de alteraciones afecta, no sólo nuestro estado anímico sino también nuestra piel. Sobre todo las personas con tendencia a rojeces o pieles reactivas deben tener mayor cuidado en esta época.

Por lo general la piel se encuentra más reseca, deshidratada y con redes vasculares más marcadas, con lo que es recomendable usar productos naturales Karicia que nos ayuden a hidratar, nutrir y proteger. La línea Artemisa (pruina y crema), junto con  la mascarilla de manzanilla y el Sérum regenerante pasiflora permitirán sacar todo el resplandor que teníamos escondido en la época invernal.

  • Línea Artemisa, hidrata en profundidad calmando las pieles secas y sensibles. Es importante aplicar la pruina y la crema, por lo menos 2 veces al día.
  • Mascarilla hidratante calmange de Manzanilla, ayuda a calmar y preparar la piel para el verano, consiguiendo un sano bronceado. Aplicar 1/2 veces por semana.
  • Sérum regenerante pasiflora: actúa como una acción antienvejecimiento y protectora frente los cambios climáticos, aumentado la resistencia de la piel. Es un producto muy completo especialmente en contorno de ojos y labios.
Compartir