Cambia tu rutina facial y consigue una piel sana y luminosa.

Aunque el tiempo este un poco loco, la primavera ya ha llegado y lo ha hecho para quedarse... Y cómo el despertar de las flores, nuestra piel también empieza a florecer, saliendo del letargo de invierno.

En esta época del año es importante HIDRATAR para combatir la sequedad producida durante el invierno, y sobretodo no olvides tu protector solar, imprescindible para estos rayos de sol que empiezan a ser más intensos.

 

Piel hidratada y renovada lista para el verano.

Es importante seguir un ritual, un poco distinto que en invierno. La piel en la estación hibernal está más reseca y deshidratada, por esto, la importancia de hidratar, nutrir y proteger de forma natural nuestra piel.

Para ello, en esta estación es recomendable utilizar la línea Artemisa, que nos hidratará en profundidad, aplicar la Pruina Limpiadora de Artemisa y la Crema Hidratante Calmante Artemisa mañana y noche.

Complementa el tratamiento con la Mascarilla hidratante calmante de Manzanilla, calma y prepara la piel para el verano, consiguiendo un sano bronceado. Aplica un o dos veces por semana.

Finalmente el Sérum Regenerante Pasiflora, actúa como una acción protectora frente a cambios climáticos, aumentando la resistencia de la piel. Úsalo en ojos y labios, notarás el cambio.

 

En poco tiempo notarás un cambio sustancial en tu rostro, puedes complementarlos con tratamientos de cabina para conseguir una piel sana y luminosa.

Compartir